De todas las ventajas que los empleadores tienen sobre las víctimas de acoso sexual laboral, quizás ninguna de ellas se iguala al poder que tienen los empleadores a obligar a los empleados que son víctimas de acoso sexual, a someterse al arbitraje y renuciar al derecho que tienen de presentar una demanda, ya sea en